Archivos Mensuales: agosto 2013

Picnic

Estándar

Para nuestro encuentro anual decidimos realizar un picnic en un escondido rincón natural muy cerca de la civilización.

Mientras degustábamos los manjares y la charla, desde un pino cercano bajó una pequeña ardilla que quería unirse al festín, pero ante mi eufórica reacción trepó nuevamente y se mantuvo a una distancia prudencial, observando nuestros movimientos.

Como siempre, nos enfrascamos en los eternos dilemas del bien y del mal. Yo sigo defendiendo mi postura, a pesar de todo, sigo pensando que a las personas buenas les suceden cosas buenas y a las que no lo son, les pasan las del otro tipo.

Reconozco que soy muy cabezota, porque sé que el mundo no funciona así, debería, pero no funciona así; mucha gente anda por la vida arrasando a su paso a quien se interponga en su camino para cumplir sus objetivos de gratificación.

Es agotador vivir en permanente estado de desconfianza, siempre alerta, siempre a la defensiva…

Soy fiel a mis principios, entre los cuales se encuentra aquel que sustenta que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario y aunque me decepciono constantemente, ese malestar cada vez dura menos, la mayoría de las veces…

Tu y el resto de los que me quieren bien, dicen que no debería ser tan abierta, que no debería mostrar mis cartas ni esperar nada de nadie y lo intento, intento vivir el momento.

He dejado de llorar por lo que no pudo ser, ya no me pongo tan melancólica al escuchar esa canción, ya no vivo todo el día con tristeza, la mayoría de las veces…

Hay señales que me indican que voy por el buen camino, porque ocurren pequeños milagros, pequeñas alegrías o placeres, como compartir una comida campestre junto a un amigo y que desde otro árbol, una ardilla mas curiosa e intrépida que la anterior se acerque e interactue con nosotros.

picnicGracias Jose, por estar ahí, siempre.

Puentes

Estándar

El domingo avanza lento, a pesar de que la jornada ha comenzado bastante mas tarde de lo habitual.

Desayunar cerca del mediodía, recoger todo y sentarme frente al ordenador a mirar el correo.

Nada interesante, solo publicidad y spam que se adhiere sin remedio con solo navegar por la red o por insertar palabras clave en un buscador.

Anuncios de Bolsos Gucci, accesorios Emporio Armani… los últimos artículos que he escrito.

Debería buscar “añoranza” en google, que es lo que siento por no tener un mensaje tuyo en mi buzón.

¿Y tu voz? Cómo hago con eso? Simplemente debo cerrar los ojos y recordar, cerrar los oídos al mundo exterior, al sonido de la lavadora, a la vecina de arriba con la aspiradora…

Estás conmigo, aunque no sé dónde ni con quien estarás.

¿Cómo estará siendo tu domingo? Habrás dormido hasta tarde en tu gran cama, boca abajo y sin almohadas?

Cual habrá sido tu primer pensamiento? Habrás dedicado un momento para recordarme? Algún instante de los vividos conmigo habrá quedado grabado en ti? ¿Habrás evocado mi olor, mis caricias, mi calor…?

Soy una estrella fugaz que surca tu firmamento o soy una pequeña estrella que titila y te acompaña?

Demasiadas preguntas para un domingo que transita pacífico y en el que no sé de ti.

Algunas veces me gusta sentirme tu pequeña, me gusta que seas mi gigante que intenta protegerme, aunque me cueste doblegarme, aunque me cueste entregar las armas y rendirme completamente a ti.

Una vez preguntaste si me atrevía a cruzar… ¿estás tu del otro lado de puente esperándome?

te atreves a cruzarGracias A.M. por la foto, y por las interminables charlas telefonicas hasta altas horas de la madrugada.