Varita Mágica

Estándar

Cuando estamos en una encrucijada, recurrir al método de la varita mágica puede ser una buena opción para tratar de discernir si nuestros deseos son realistas o meras fantasías.

El método de la varita mágica no siempre funciona, porque la mente busca la forma de mantenerse en el área de comodidad, en lo conocido, se empeña en justificar el dolor, dando explicaciones imposibles y rebuscadas a cosas que tenemos delante y nos negamos a ver.

Comparto mi experiencias con la esperanza que a alguien le pueda servir.

Cierta mañana, en la sesión de terapia, mi analista, cansada de mi obstinada y repetitiva manía de hablar de él, de mi insistencia en tratar de comprender “porqué él me dejó”, de escucharme suspirar y decir que “cuando estaba con él era feliz” optó por cambiar de estrategia, ante mi empeño de no querer seguir adelante, de no avanzar, de permanecer anclada en el pasado, me dijo:

– Imagínate que yo soy tu hada madrina y que tengo una varita mágica que te puede conceder TODO lo que quieras, sin ningún límite, piensa y dime ¿qué quieres?

La primera sensación fue de pánico. ¿Todo lo que yo quiera? Me tomé unos minutos y respondí:

– Quiero tener a mi lado a una buena persona, que comparta mis valores y mis principios, que me guste y que yo le guste, estar enamorados, que sean sentimientos mutuos y correspondidos, alguien que quiera tener una relación de pareja y formar una familia.

– Entonces quieres conocer a alguien para vivir eso…

– Bueno…

 – Él no es la persona para la que estás formulando tu deseo, has dicho “que quiera tener una relación de pareja y formar una familia”… y él no quiere eso ¿verdad?

– No lo sé en realidad, sé que él tiene miedo, que el miedo hace que escapemos, también sé que el miedo hace que nos aferremos a lo conocido, aunque lo conocido sea la soledad.

Podría haber formulado el deseo “que él supere sus miedos y se atreva a iniciar conmigo una nueva etapa en su vida”, pero la magia no funciona para modificar los sentimientos de los demás.

Hay que avanzar, debemos hacerlo, pero cuesta dar el paso, cerrar definitivamente la puerta.

Mil dudas me corroen y me atan.

Las cosas que valen la pena conllevan un gran esfuerzo, tesón, constancia.

¿Habré luchado lo suficiente?

¿Me habré rendido antes de tiempo?

¿Hay algo más que yo pueda hacer?

Él nunca pronunció las palabras “no te quiero”.

Esa es mi ancla.

Sólo cuando sea capaz de levar anclas, la magia de la varita funcionará.182303739_014a7da697 varita mágica

Imagen: varita mágica

Anuncios

»

  1. Cuando casi todo esta ya dicho con gran claridad, es difícil añadir algo mas sin riesgo de repetirse.
    Tal vez se pueda añadir que se necesita mucho valor para decirle a alguien “no te quiero”.
    Se necesita mucho valor para levantar el ancla de un buque a sabiendas de que será arrastrado mar adentro.
    Tal vez resulte mas fácil consentir que permanezca anclado y alejarse del lugar diciendo a la tripulación que no se preocupen que ya vendrán a rescatarlos.

    • Las repeticiones son necesarias, cuando alguien no entiende algo, habrá que repetirlo hasta que lo comprenda. Si una persona tiene el valor de conquistar e ilusionar a alguien, también debería tener el valor de decir las cosas por su nombre y no dejar esa incertidumbre flotando en el aire.
      Cobardía, tal vez yo sea igual de cobarde al negarme a desatar amarras y volver a navegar.
      (Siempre es bueno saber que en puerto hay alguien que me escucha, gracias!)

  2. Supongo que la rebelida no se me ha ido, ni toda la adversidad del mundo me la ha sacado y por eso
    igual dejo mi pensamiento.

    Yo conozco una sola forma de vivir. Una que aprendí en las trincheras.

    Vive como si la vida se fuera a acabar.

    No como si fueses a durar mil años.

    La unica condicion es no hacer daño intencional a nadie.

    Recuerda que las páginas del calendario caen como hojas en otoño, los huesos acumulan el oxido del tiempo, antes de darte cuenta, todo acabo.

    El tiempo no es oro, es vida.

    El tiempo perdido amarrado a un puerto del que nunca se zarpa o subido a un barco que nunca te llevara a donde necesitas, es tiempo perdido.

    No hay moneda mas valiosa para traficar que el tiempo.
    Cada uno ve como lo gasta.

    Igual yo he vivido tanto q ya no creo en varitas, se rompen de nada.

    Me van mas las espadas, sirven para cortar los lastres y separar la ilusion de la realidad.

    Despues de que tuve que sacar la cabeza del culo y darme cuenta que el agujero negro de mi vida no se iba a llenar con lagrimas (y mira q lo intente), saque la cabeza por la ventana un dia de invierno y luego de una larga inspiracion dije: estoy vivo, un dia ya no lo estare, segruire intentandolo.

    A mi nadie puede decirme nada de renuncias, asi que si alguna cosa me ata a una noria sin sentido, no me cuesta trabajo lanzarme mar adentro.

    De todas formas no puede ser peor que pudrirse en el puerto.

    Espero te sirva.

Deja un comentario, es gratis y anónimo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s