Taquicardia

Estándar

Cuándo se detendrá, cuándo finalizará el viaje en esta montaña rusa que parece eterna, en la que mis emociones, momento a momento, se disputan la primera fila para mirar al vacío.

Cuándo se calmará la euforia que me hace caminar por las paredes, como si de la ascensión de una cuesta se tratase, para que al llegar a la cumbre, se transforme en taquicardia mantenida, indomable, mientras desciendo por el carril, muy sujeta a la barandilla del vagón.

Sin previo aviso, me encuentro cabeza abajo, para subir y bajar nuevamente, pero esta vez bajo, muy abajo.

Hay veces que siento que no sentir sería una solución, que de vez en cuando la vida debería darme un respiro, permitirme circular por una zona sin desniveles y así recuperar mi maltrecho cuerpo y alma de tanta química.

De vez en cuando quisiera tener un encefalograma plano.

Pero mi corazón retumba en mis oídos, como el péndulo de un reloj descompasado.

Cuándo recuperará el ritmo, cuándo llegará la calma…

Imagen: Montaña rusa

Gracias Pao, por tu amistad, por estar junto a mi en los peores momentos, por poner nombre a mi desasosiego.

Anuncios

Deja un comentario, es gratis y anónimo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s