Todo el mundo miente

Estándar

Proverbio Árabe

“No digas todo lo que sabes,

no hagas todo lo que puedes,
no creas todo lo que veas,
no gastes todo lo que tienes,
Porque:

si dices todo lo que sabes,
si haces todo lo que puedes,
si crees todo lo que ves,
si gastas todo lo que tienes,
Puede ser que:

digas lo que no conviene,
hagas lo que no debes,
juzgues lo que no ves,
y gastes lo que no puedes”

No sé si mi reciente visita a tierras granadinas, entrar en contacto mas directo con cierta parte de la cultura árabe, con la parte que me identifico y reconozco como es su sabiduría popular, ha hecho que ponga por escrito pensamientos que hace bastante tiempo rondan mi cabeza.

Desde hace mucho inicié un proceso que me ha aislado paulatinamente de mis congéneres, ya no creo en nada.

Como suena muy categórico, diré que cada día creo en menos cosas, pero sobre todo, no confío en las personas.

En el fondo de mi corazón guardaba la oculta esperanza de encontrar personas especiales con quienes compartir los diferentes aspectos de mi vida, y algunos he encontrado, pero cada vez el círculo se cierra más y mas.

No sé si la causa de ésto, de este hermetismo, se debe a que no seguí algunos de los consejos del Proverbio Árabe que precede estas palabras.

Mi política de “sinceridad ante todo”, al parecer no es compatible con las relaciones humanas, y tal vez he dicho cosas que no convenían, hecho cosas que no debía y juzgado cosas que no he visto.

En cuanto a gastar… estamos en época de crisis también para el consumismo.

Quienes me conocen saben que pienso como House: “Todo el mundo miente.

Pero esa es otra historia que ya les contaré, y no es de las que comienzan con “Había una vez, en un reino muy lejano…” porque esas historias tienen final feliz y la felicidad es una auténtica utopía.

Anuncios

Un comentario »

  1. Todo el mundo miente, todo el mundo lucha y trata de abrirse camino entre los demás, para llegar a donde ni ellos mismos saben. Tal vez a un punto de no retorno, donde tras alcanzar lo que creían que buscaban, se dan cuenta que lo que realmente importaba es todo aquello que han pisoteado por el camino.

    Todo el mundo miente, unas veces por ocultar sus carencias otras por evadirse de las tristes miserias que residen en la cruda realidad de sus vidas. También están las mentiras piadosas, terapéuticas, altruistas… las mentiras buenas, pero al fin y al cabo… mentiras.

    Las mentiras forman parte de las reglas del juego de la vida. Están ahí, todo el mundo las usa, todo el mundo miente, pero la mentira es directamente proporcional a la debilidad del individuo. “Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”

    Es bueno no confiar en la personas, las reglas del juego son claras: Todos contra todos, pero eso no quita de establecer alianzas puntuales con unos y con otros según para que. Saber que tomar y que dar a los demás, comerciar como se ha venido haciendo desde el principio de los tiempos. Pero siempre con la desconfianza de que nos puedan engañar.

    Para los que tenemos claro que lo importante en el juego de la vida no es ganar (sabedores de que no existe la victoria) sino participar y divertirse, lo que realmente tratamos es de establecer un comercio justo con aquellos que realmente merezca la pena. El saber distinguir quienes son es la clave de éxito o del fracaso. Todo el mundo miente y conscientes de ello hemos de aprender a distinguir la mentira de la verdad, y en caso de duda, todo es mentira hasta que se demuestre lo contrario.

    Soy consciente de que con esta estrategia de juego se avanza mas despacio, pero también es cierto que hay muchos menos resbalones y caídas, y el tiempo de recuperarse de las mismas es muy superior al perdido por ir mas despacio.

    Cada cual es libre de seguir su estrategia, a mí con la de la prudencia siempre me ha ido bien. Es cierto que mi grupo de amistades no es muy elevado, pero en ningún caso me he sentido decepcionado.
    Todo el mundo miente, son las reglas del juego de la vida, reglas que quizás no nos gusten, pero no por ello debemos dejar de jugar. No por ello debemos dejar de vivir.

Deja un comentario, es gratis y anónimo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s